Blog

El comercio electrónico en China no es ningún cuento chino

Cómo explotar el comercio electrónico en China desde Europa

Una de las ideas de emprendimiento que cada vez va ganando más fuerza es la de entrar al comercio electrónico en China con productos europeos. El sector de la venta online a China aún está poco explotado en España, por lo que ahora es el momento perfecto para acceder a este mercado.

China es un país que ha experimentado un rápido crecimiento en los últimos años, pasando a ser la segunda potencia económica mundial. Cuenta con la nada despreciable cantidad de 1.400 millones de consumidores que cada vez gozan de un mayor poder adquisitivo.

Por qué lanzarse a vender en China por Internet

Ya existen buenos acuerdos comerciales entre China y España. Las marcas europeas tienen un gran prestigio en el gigante asiático. Concretamente, los productos españoles son muy valorados entre la clase media china, que ronda los 550 millones de personas. Se demandan los productos gourmet por su exclusividad. Diseñar un producto original y llamativo con marca propia es una excelente idea para vender en China por Internet.

Además, existe una amplia variedad de productos exportados a China desde España por su alta demanda: maquinaria de elevación y transporte, productos agrarios y alimentarios, vino, componentes de automoción, materias primas de plástico, carnes y congelados, confección femenina, farmacia, cobre y sus aleaciones, papel, mármol para construcción, aparatos sanitarios, entre muchos otros.

Los chinos cada vez usan menos dinero efectivo. La gran mayoría de ellos acostumbra a realizar sus pagos por Internet desde el smartphone. Abrir tienda online en China no supondría ningún problema a la hora de recibir los pagos. Las compras online de los chinos mueven millones de yuanes diariamente en sus principales marketplaces como Alibaba.

Cómo abrir una tienda online en China y tener éxito

Desde 2016, China cuenta con una estricta Ley de Ciberseguridad. Los productos y servicios que se comercialicen en la red deben pasar por estrictos controles de seguridad. Esto es algo que hay que tener en cuenta para comenzar. Es recomendable encargar un estudio de ciberseguridad.

En el caso de que el ecommerce esté dirigido a clientes chinos particulares resulta necesario su traducción al chino mandarín. Y, por supuesto, el dominio de la página web debe ser chino. Se recomienda contar con un socio nativo encargado de este tipo de cuestiones. Porque además, se necesitará un permiso de exportación expedido por China.

En el caso de las ventas a empresas chinas, suelen tener empleados que hablan inglés en la mayoría de casos, o incluso idiomas como el español.

A su vez, es interesante que el comercio tenga un empleado nativo a distancia para dar atención al cliente en chino.

Otro aspecto indispensable es familiarizarse con Baidu, el buscador chino equivalente a nuestro Google, así como con RenRen o Kaixin, redes sociales chinas equiparables a Facebook.

El ecommerce debería implementar las formas de pago Alipay (ya está disponible en Europa a través de la plataforma Klik & Pay) o Tenpay.

¿Cómo probar a vender en China antes de crear la tienda online? Existen diversas plataformas marketplace chinas como Taobao, WeChat, 360 Jingdong Mall, Dangdang y Joyo Amazon.
imagen